OSIC EN DESPEDIDA DE PALOMA HERRERA

“Ella se adapta a la música y nosotros a lo que ella hace”

10296449_793928293964183_6987412745225248126_oEl director de la Orquesta del Congreso de la Nación (OSIC) manifestó su satisfacción al acompañar a una figura internacional como Paloma Herrera en su despedida del ballet. También se refirió a los desafíos de acompañar a bailarines y cantantes en escena. La puesta se realiza como corolario de la Bienal Internacional de Asunción (BIA 2015).

La Orquesta del Congreso de la Nación (OSIC) acompaña al elenco de Ballet Clásico y Moderno Municipal de Asunción, en la obra Giselle. El espectáculo cuenta con la actuación de Paloma Herrera, primera bailarina del American Ballet Theatre de New York, en su despedida en Paraguay. La acompaña, en esta ocasión Juan Pablo Ledo, primer bailarín del Teatro Colón. Las funciones se inician este viernes a las 20:30; a más del sábado y domingo, a las 19:00, en el Teatro Municipal Ignacio A. Pane (Presidente Franco y Chile). Las entradas cedidas como gentileza a la BIA, ya se encuentran agotadas.Para más informaciones, comunicarse al Teatro Municipal al teléfono 445169.
Diego Sánchez Haase, director de la OSIC, comentó acerca de esta experiencia: “Es un espectáculo de altísimo nivel con dos horas de duración, en donde acompañamos el tiempo completo. Hasta el momento hicimos cinco ensayos porque es una obra que ya estaba en nuestro repertorio, pues la tocamos dos veces antes, y nuevamente nos invitaron del Ballet Municipal. Para mí es un gran privilegio acompañar a ella, que es una bailarina muy importante”.
“Si bien no es mi especialidad, esta es la decimoséptima producción de ballet que dirijo. Paloma es una estrella mundial y ella se adapta a la música y nosotros nos adaptamos a lo que ella hace”, destacó.

“Al acompañar se sacrifica la música”

En cuanto a los desafíos que implica para el director y la orquesta acompañar a un cuerpo de ballet explicó: “Acompañar a un ballet tiene sus pro y contra, porque se sacrifica mucho la música también. Las coreografías generalmente recortan la música o agregan más música, o cambian el orden de la música. Lo que se escribió originalmente para un segundo acto se toca en el primero. Hay frases que hay que hacer más lento, otras frases que hay que hacer más rápido. Pero es una experiencia muy buena porque eso desarrolla mucho también la habilidad de acompañar no solamente a los bailarines sino también a los cantantes en la ópera. Es una experiencia muy positiva que todo director de orquesta tiene que vivir, todo músico de orquesta también, pero en especial el director”.
Acerca de los inconvenientes que pudieran surgir en una actuación en vivo de orquesta y ballet, el maestro Sánchez Haase 12188955_1105848412788510_2478926447242409601_ncomentó: “Los traspiés mientras se baila ocurren, por ejemplo esta vez tenemos dos elencos, el viernes vamos a tener que tocar de una manera, y el sábado y domingo tenemos que tocar de otra manera, porque cada bailarina tiene un estilo que también influye en hacer frases más rápidas o más lentas. Entonces depende de quién esté bailando para ver cómo se le acompaña”.

Sobre Giselle
Giselle es una obra en dos actos, con el argumento del poeta Théophile Gautier, sobre la leyenda alemana de las Willis: espectros de hermosas jóvenes que en las noches de luna llena bailan con sus trajes de novia, buscando venganza contra los hombres que las abandonaron, forzándolos a bailar hasta caer exhaustos y morir.

       
PATROCINADORES MASTER
AUSPICIAN

Apoyan


Colaboran