En bus a los espacios abiertos de la Bienal

12107257_1048850625155484_6102819286574057584_nMucha gente se acercó al CCR Cabildo para el recorrido por espacios abiertos de la Bienal, lo que se desencadenó en una entusiasta caravana que realizó el recorrido por las obras de los artistas: Diego Masi, Mónica González, Claudia Casarino, Celso Figueredo y Omar Estrada. Al bus de la Empresa La Sanlorenzana, se sumaron otros vehículos del Cabildo y el Congreso de la Nación, que posibiltó a la masiva presencia, poder desplazarse por los sitios de la Bienal, en un gran grupo.
El tour inició en el Plantío Barret, frente al edificio del Poder Legislativo, con la obra de Mónica Millán y Adriana Bustos. DE ahí al Puerto de Asunción para visitar las obras de los artistas q Omar Estrada propone una instalación sonora en una de las lanchas que cruzan hasta el Club Mbigua. También la de Claudia Casarino realiza una instalación de género y a base de telas recicladas a modo de un gigantesco vestido, como una metáfora del desnudo y la femineidad, a la entrada del Puerto. Celso Figueredo eligió al embarcadero como escenario para su creación consistente en un bote realizado con reciclados de bolsas de plástico, con una fuerte crítica social.
En la avenida Mcal. López, Mónica González, interviene varias paradas de buses, con una idea de la inseguridad que ofrecen estos lugares paradas de buses, con telas transparentes de tipo red, elementos que llaman la atención y convocan la mirada e interacción del público.
El recorrido prosiguió en la Plaza Uruguaya, en donde se encuentra la obra del uruguayo Diego Masi, quien realizó una intervención a la estatua de Artigas. Según Diego, “Este proyecto, se basa en la reflexión sobre la condición del tiempo y de la 11254503_1048850671822146_4834398434318337662_nhistoria, sobre el imaginario de nuestros próceres, y los cambios de sus imágenes con el entorno. Imagen temporal, es una intervención urbana efímera, que durará treinta días. Consiste en la búsqueda de un sentido y un llamado de atención a lo que está sucediendo con los territorios y sus habitantes”.
“El sombrero del General Artigas, sostenido con su mano, se transforma en una suerte de llamador desesperado, que en oposición al del bronce oscuro del monumento, busca recuperar temporalmente el dialogo con las nuevas generaciones. Ahora con esta modificación lumínica y sonora intentan desdramatizar y reducir la solemnidad que traen estas esculturas, llevándolo hacia una estética más contemporánea en una nueva búsqueda de significados”, resaltan los curadores”.

Leer más

       
PATROCINADORES MASTER
AUSPICIAN

Apoyan


Colaboran